Voley, Pittera: esa GAVIOTA de PLATA que nunca ha dejado de volar

El técnico estudia y aún les enseña a los niños. Y en Argentina hay una Fundación con su nombre. “Mi mente siempre ha querido aprender y durante un par de años he estado involucrado en el desarrollo del proyecto de la PSI.CO.M., que abre enormes perspectivas en el sistema cognitivo y motor, empezando por los niños”.

Si usted quiere molestar a Carmelo Pittera, de 73 años y una vida en el gimnasio, dígale que es un anciano. Hicimos la prueba y aquí está la entrevista que salió de ella. Porque aquellos que no conocen bien al entrenador de Catania, son los primeros en ser expulsados por sus palabras bruscas y sus murmullos, por ser un hombre de hechos. En cambio, ante esa palabra mágica, viejo, se burla de la historia y se convierte con el entusiasmo de un fanático de los deportes, sobre todo del voleibol.

¿A quién, viejo?  “Hablamos con demasiada superficialidad e ignorancia. ¿Qué significa ser viejo? Mi mente siempre ha querido aprender y durante los últimos años he estado involucrado en el desarrollo del proyecto de la PSI.CO.M., que abre perspectivas enormes en el sistema cognitivo y motor, empezando por los niños”. Una pasión que Pittera cultivó durante más de cuarenta años, “cuando entrené al Paoletti – primer club siciliano en ganar un campeonato, en 1978 – tan pronto como terminaba los entrenamientos iba a los gimnasios de Catania e incluso a las escuelas y el campo de fútbol, para ver el movimiento de los niños. El movimiento siempre me ha fascinado, el desarrollo de patrones motores, a medida que el cerebro trabaja para procesarlos”.

La historia de las expresiones de su padre lo impulsaron a los niveles más altos, en una especie de competencia que comenzó hace más de medio siglo en la casa de Pittera: “Papá siempre solía decir: ‘Tengo un burro y una guitarra en casa’. El sonido metafórico de la guitarra era el de mi hermano, un médico. El burro era obviamente yo porque estaba involucrado en el deporte, considerado intelectualmente inferior”. En cambio, el joven Carmelo, campeón italiano con 33 años y subcampeón mundial de la selección masculina, es hoy profesor de deportes y continúa en sus estudios de alto perfil. En la Catania de los años sesenta nació y cultivaron una amistad con Carmelo Bosco, el fisiólogo famoso en el mundo por sus métodos de preparación física, a quien acompaño durante largos períodos en Finlandia, adonde se había mudado. “El encuentro con Bosco fue una de las más importantes de mi vida. Como el de Gianfranco Briani, el secretario general histórico de Fipav y un hombre siempre en camino a pensar”.

La chispa. Al menos la última se activó hace dos años. Pittera estaba en El Cairo, donde entrenaba a los representantes juveniles de Egipto; su amigo “Quique” Edelstein -un técnico argentino que obtuvo buenos resultados en los años ochenta en nuestro campeonato- fue a visitarlo, contándole de su proyecto basado en el sistema cognitivo y motor. Edelstein creó la “Fundación Carmelo Pittera” en Buenos Aires, una organización que hoy difunde el estudio sobre este tema. “El apoyo de Quique fue esencial, fue un momento en el cual reactivé rápidamente el canal con el profesor Massimo Sciuto, un erudito con quien ya había publicado en el ’94: ‘La Atención en el jugador de voleibol’. Así, por dos años hemos trabajado juntos en el nuevo libro que ya hemos presentado en Argentina, publicado en español, y que este martes se presentará en Roma: ‘El Sistema PSI.CO.M.’. Estamos solo en el comienzo de un trabajo que tendrá desarrollos científicos excepcionales”.

En movimiento. Pittera explica mejor la obra, que en el ínterin se enriquece con otras publicaciones: “Los cuadernos Motorios, folletos con ejercicios fáciles de entender, que cualquier maestro puede usar con sus alumnos desde los primeros años y por lo tanto, también en el jardín de infantes.

“Los estudios neurocientífico han confirmado que de 0 a 10 años el movimiento es responsable de lo cognitivo, mientras que desde los 11 años el cognitivo se vuelve responsable de la motricidad. Cuando vas hacia la tercera edad hay una inversión, como un círculo que se cierra y se vuelve a ser como niños. Es por eso que ahora comenzamos a hablar sobre la actividad cognitivo-motora de 0 a 99 años. Estamos experimentando en varios niveles. De niños a ancianos. En la etapa inicial de vida, hasta por lo menos los 8 años, sería bueno no enseñar una disciplina deportiva, sino desarrollar sus patrones motores a través de caminos lúdicos y cognitivos relacionados con lenguajes y símbolos de diferente naturaleza, que pueden ayudar a pensar por sí mismos y a mejorar los sistemas perceptivos, útil para el posterior desarrollo de una actividad competitiva. Por lo demás, estamos trabajando tanto en Argentina como en Italia con personas mayores que tienen Alzheimer u otros problemas neurogénicos, o con jóvenes con síndrome de Down”.

Entusiasmado. Carmelo nunca habla de “viejo”. “No sé qué significa ‘viejo’. En mi vida siempre he explorado, aprendido y a veces, también he enseñado algo. Siempre he estado a la vanguardia de mis elecciones, a menudo incluso, no entendidas. Me apasionan estos estudios que estamos profundizando, hoy no extraño el gimnasio y el voleibol, aunque siempre lo sigo. Hacer que nuestros hijos crezcan bien, más allá de la disciplina que luego practicarán una vez que crezcan, también significa tener un país más saludable que gasta menos en salud”.

Fuente: La Gazzetta dello Sport [ http://bit.ly/2AqwJbF ]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

21 − 12 =

Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram